miércoles, 31 de octubre de 2012

31/10/12

Hoy me embriaga una ola de positivismo. Después de que ayer tuve un dia de reflexión, porque este no empezó muy bien, el dia gris acechaba de nuevo, el frío calava, en el trabajo hubo algún contratiempo, las maquinas no iban finas, algún desacuerdo con el cliente,  y ciertos inconvenientes que no vienen al caso. En cambio finalizo con muy buenas expectativas, reconocieron y alabaron mi trabajo, fui a ver el primer piso y vi un documental que me animo caudalosamente. No quiero adelantar nada, pero esto empieza a ir rodado. Como veis he decidido cambiar la forma de empezar, necesito un poco de dinamismo, me sentia estancado, me sentia...¿como me sentía? Ayer me plantee muy seriamente que es lo que estaba haciendo, donde y porque me encontraba en este lugar. Dude ante mi seguridad impuesta por la situación, pero llegue a la conclusión que sí, que estaba haciendo lo correcto, que aunque haya dias no tan buenos, en los que notas que tienes mucho por hacer y aprender, que va a ser un largo camino, estoy contento de estar donde estoy. Siento que las cosas van a mejor, que creceré, me expandiré en positivo. Todo son experiencias que nos enriquecen, que el fin no es lo importante, aunque sí tenerlo claro. Lo ideal es ir encaminado hacia él. Que lo que hagas te acorte la distancia hacia la visión de tu meta. Lo importante es tener un entorno donde puedas desarrollarte con tus necesidades básicas cubiertas. Y claro esta, siempre puedes cambiar de meta, es lo mejor de todo, a medida que crecemos, que aprendemos nuevas cosas, nos hace que nos lo planteemos todo de nuevo.

Así que después de esta reflexión, os invito a que hagais lo mismo, que pareis de hacer lo que estéis haciendo, es más importante el plantearse si un@ és feliz que leer un blog de un colgado jejeje

Por el momento os enseñare el último de los trabajos que hice ayer, solo retrate este, y es que con el dia que llevaba no repare en los anteriores.


Hoy he hecho dos que me han llenado casi la totalidad de la jornada laboral. Un antebrazo y omoplato. El del omoplato he probado un estilo totalmente diferente a lo que hago normalmente, algo más realista. A ver que os parece.



CU in the next post.
PD: feliz castaña!!

lunes, 29 de octubre de 2012

29/10/12

Amanece gris y una fina capa de niebla lo cubre todo, la temperatura según el handy de Marc es de menos tres grados. Empiezo mi rutina, té verde, ejercicios... en cuanto acabo de desayunar el sol asoma tímidamente mientras disipa el manto lechoso, ilumina y concede color a cada cosa. De seguida me ducho y voy a comprar algún suministro que se ha consumido o que escasea. El frío es acojonante, no le doy tregua y me adentro en el sofocante centro comercial, esto no puede ser muy bueno ¿donde meto la chaqueta ahora? Compro con sudores, no me paro en nada más que en lo que llevo escrito en la lista, si no lo hago así, compro cosas que no debo y me dejo otras importantes. Tengo prisa, hoy entro una hora antes, he de limpiar mi zona de trabajo y necesito un cinturón que no encuentro. Que estres, con lo que me gusta a mi tomarme la mañana con calma.

La calma, viene acompañando al resto del día que transcurre tranquilo. Cobijado del frío que se detiene en las ventanas y puerta que aíslan correctamente, la calefacción también ayuda. Mi primer trabajo es un nombre junto a una paloma blanca en el pie. El nombre es a freehand. No se mueve, no se queja, y es primeriza, un placer.


Mi siguiente customer no puede venir hoy, cambia la cita para otro día. Pero la desilusión se desvanece cuando Erik me comenta que el chico al que esta tatuando, tiene un amigo que deja el piso y este se vuelve a alquilar. Lloro de alegría, no es caro, esta muy bien situado, y puedo hablar con el inquilino actual porque habla un poco de castellano. Quedamos para mañana, la impaciencia me corroe. Gracias Erik.

Tengo hambre pues sólo he almorzado y ya tocan las tres. Salgo a la intemperie a por algo que echarme al gaznate y que amedrente al estómago. Voy directo a una parada que conozco, pero después de ver la cola que hay sigo andando y paso de largo con total indiferencia. Me dirijo al plan "b", un asiático donde el carton de noodles te sale por tres o cuatro euros y no me lo acabo. De vuelta al estudio, aguanto con las dos manos el cálido paquete repleto de arroz y verduras.

Me sale otro tattoo, un pequeño nombre en la muñeca. El resto de la tarde lo paso delante del ordenador, mirando pisos y Sarah contactando de manera frustrada, o no contestaban, o se tenia que pagar mucho de entrada. Marc se reúne conmigo en el estúdio, junto a Erik, elaboramos un plan maquiavélico de actuación para el piso de mañana. Capaz que si tiene congelador, descuartizamos al tipo allí mismo, ya nos desharemos del cuerpo con el tiempo, poquito a poco jejejeje. Una vez abierto el apetito y ya en casa, Marc hace no se que curso y sigue con el Fifa hasta que le pongo la cena en la mesa. Aprovecho las sobras del medio dia y las aderezo con una salsa de tofu con tomate a la que le he añadido media cebolla y un champiñón. Finiquitada la cena, el sigue con su "deporte" y yo me centro en estas cuatro lineas que os escribo y poco más.

Mañana más y mejor, hasta el proximo post.

domingo, 28 de octubre de 2012

28/10/12

Amanece contra todo pronóstico soleado. Ayer me levante con una llovizna que no tardo en caer de manera irregular, de repente las gotas se mecían como si las leyes de la gravedad hubieran cambiado, unas incluso subían caprichosas empujadas por alguna fuerza misteriosa, el viento gélido había cristalizado las gotas transformándolas en la primera nevada. Si, yo solía denominarlo agua nieve por el tamaño, la poca intensidad y la falta de cuaje. Pero era nieve, la sentí en mi cara cuando me dirigía a trabajar. Parecia enfurecida conmigo, enfundado en mi impermeable, los copos se adherían a mi y resistían unos segundos antes de deshacerse.

video

En el estudio, tuve un tattoo, dos lirios con la huella de la mascota de la portadora. Al ser Samstag finalizamos la jornada a las vier de la tarde.


Con el mal tiempo, sólo me apetecia sofá, manta y películas, o en su defecto capítulos de séries. Y así pase la tarde y parte de la noche. Aunque me invitaron a celebrar el Halloween, mi cansancio acumulado durante la semana y las pocas ganas de tener que depender de nadie para luego volver, eran tales que rechace la oferta. La fiesta era en un Pub en una población cercana, pero se tenia que ir en coche. De todas maneras muchas gracias Erik, siempre atento. Entonces, ayer no tuve ganas ni de escribir, hoy hago un doblete.

Hoy es distinto, la luz del amanecer se cuela por la ventana esquivando la cortina improvisada que he colocado con el nórdico que usaba en el sofá. Estoy tan a gusto en la cama que me posiciono el antifaz para evitarla. Finalmente decido dejar el mundo onírico después de tanto deambular por él para enfrentarme a la realidad. Hoy el sol deslumbra y aunque os cueste de creer me levanto de buen humor. No tardo en ponerme en contacto con l@s mi@s via skype, los rayos del sol me iluminan a traves de la venta, la misma por la que ayer veia nevar. Hoy es un buen día para pasear por Darmstadt y que os pueda enseñar un poco la ciudad.


Aunque el sol esta presente, poco a poco, las nubes pasan de tanto en tanto y las sombras se desvanecen, además el frio se crece, no se ha ido y se aferra como pájaro de rapiña sobre sus presas, los pocos que nos atrevemos a aprovechar estos rayos ante el aire gélido. No puedo sacar las manos de los bolsillos, las orejas a los cinco minutos he dejado de sentirlas y la intención de escribir cuatro líneas desde un parque o plaza bajo la cálida luz solar para luego os dirija a través del blog, se desvanece con la primera ráfaga que me golpea. Y es que si te mantienes fuera del alcance del astro al pasar por algunas sombras que proyectan los edifícios, acabas acelerando el paso en busca del cálido rayo solar.

Os muestro el recorrido que hago cada día para ir al estúdio, tardo esos cinco minutos en los que advierto el error de mi primera idea.

Este es el edificio donde me cobijo



Esto es Luisenplatz, centro neurológico de Darsmstadt, hoy no muestra su habitual bullicio, normalmente esta repleta de gente y los tranvias y autobuses no paran de ir y venir, y es que por aquí pasan si no todos, la mayoría de de toda la ciudad.


Yo la cruzo todos los días en diagonal para llegar al Iron Monkey Tattoo. Et voila mi lugar de trabajo.


Paseo un poco por las callejuelas del centro, repletas de comercios cerrados y desérticas como Luisenplatz, y es que aquí se toman muy en sério lo del día de descanso. De regreso a casa paso por Marktplatz, mas conocida por l@s españoles/as como la plaza del jorobado. Al fondo, luce un edifício blanco, es la mejor cervecería que conozco de aquí, por el momento, que además elaboran su propia cerveza.


La vista opuesta, es decir desde la cervecería, se puede ver uno de los edifícios de la universidad donde también encontramos la biblioteca, un pub y un beergarten, muy típicos cuando hace buen tiempo.


En esta plaza tambien hay algo curioso en un edifício, a ver si lo veis, y algun@s incluso sabrán donde habrán visto esta curiosidad por Terrassa.


Los olores intensos de los restaurantes y las paradas de comida rápida abren mi apetito, apenas son las doce y media, he desayunado dos horas antes y ya me rugen las tripas. Una vez en casa, retraso la comida hasta las dos mientras veo el canal infantil. Y dedico la tarde a buscar una chaqueta por ebay para poder pasar el invierno de manera más cálida. Finalmente, enciendo la calefacción a lo cual me resistia y os escribo estas lineas desde el sofá esperando la hora de cenar.

Me despido de vosotr@s como siempre, hasta el proximo post.

viernes, 26 de octubre de 2012

26/10/12

Amanece otro dia, ¿sabeis de que color? si, para variar sigue gris y me cuesta levantarme. Marcos esta acabando de empaquetar lo que se quiere llevar de vacaciones, siempre exprimiendo el tiempo. Enciendo el televisor y sintonizo el canal infantil. En seguida comienzo con la rutina, ejercicios, desayuno... y Marcos me interrumpe gratamente cuando acaba de calcular al milímetro el espacio y el peso de su mochila para despedirse con un abrazo, me instruye en donde puedo encontrar todo lo necesario para sentirme de lo más comodo en su habitación, me la cede en su ausencia. Muchisimas gracias Kitos! Seguidamente me ducho y me preparo la comida, una hamburguesa vegetal con queso, champiñones y pimiento rojo, lo acompaño con pa amb tomaquet, al cual le he pasado un diente de ajo, para dejar huella.

Al salir a la calle reparo en que las nubes han venido acompañadas por el agua, los charcos que ha dejado a su paso reflejan el cambi de clima inminente. El frio es palpable y las orejas se resienten. Coincido con Markus en la puerta del estudio justo para abrir, menos mal. Mi customer se retrasa y finalmete no aparece. Menos mal que Sarah, además de encargarse de mi aprendizaje con el idioma, es una gran profesional, empieza ha hacer llamadas y en menos de una hora ya tengo presa que marcar. La decoro con tres estrellas justo detrás de la oreja derecha. No capturo el momento, ultimamente no siento que me pueda lucir, que mi creatividad coja las riendas, debo ser paciente, todo llegara.

La siguiente es una Fräulein indecisa entre dos pequeños diseños, mmm... ya empezamos. Lo curioso es que me pregunta cual hacerse, ante mi sorpresa, le contesto de la manera más sincera que se me ocurre, es tu tatuaje, tu vas a llevarlo, yo podría guiarte si los diseños no fuesen adecuados para tatuar, pero la decisión es tuya- le digo. Para mi son igual de ridículos, pero respeto que para ella tendrán su importancia. No atiende a mi consejo, no se si no me he explicado bien, pero  finalmente la decisión recae en sus acompañantes. Por supuesto, tampoco retrato.

Sarah ha sabido tirar de los hilos a la perfección, aparece Christina, una customer que tuve la primera vez que vine, en Julio. Quiere hacerse el pecho, decorar su escote con dos Shädel (calaveras), una con gorra de baseball y el logo de los Yankees, la otra de gentleman, con sombrero de copa y monóculo incluido. El centro no lo tiene claro, lo que me permite dejar más correa a mi creatividad. Le sugiero que nos centremos en un lado, que sea empezar y acabar, la semana que viene la otra y la siguiente el centro. Accede encantada y me deja hacer con total confianza, así da gusto trabajar.


Cuando finalizo la obra, recojo todo pensado que por hoy he acabado, pues esta mañana no pronosticaba tanto trabajo. Pero a última hora, aparece otra Fräulein co un diseño de una Schlucken (golondrina) tatuada. Primero la veo insegura y con algunas dudas sobre el diseño que trae, le explico mi idea y parece conveniente y se tranquiliza. Su cara de sorpresa y satisfacción me confirma otro trabajo bien hecho. Adoro ver las caras cuando se ven reflejad@s en el espejo luciendo tatuaje nuevo.


Ahora si, recojo y me despido.

Salgo a la Strasse dirección a Hause, ha llovido, la humedad intensifica la sensación de frío, así que acelero el paso. Justo antes de llegar a casa, por fin accedo a los encantos de esa tienda de vinilos, no accedo a la totalidad de sus insinuaciones, me quedo en frente del escaparate, hay una caja que repaso, lo único que me llevo es la certeza de que necesito unas horas para sucumbir a su embrujo.

Ya en casa, un alud de watsapps me informan que Garci estará ausente el fin de semana, soy el amo y señor del piso. Eso me recuerda que debo seguir mi búsqueda, hasta ahora poco fructífera. Seguidamente ceno y os escribo, aunque siento no poder dedicarme con tanto esmero, sigo gracias a vuestros mensajes de ánimos, ya sean via el blog, mail, face o watsapps. Os agradezco de todo corazón que lo sigais y os guste. Vielen dank. Con este buen sabor de boca me despido, hasta el próximo post.

25/10/12

Amanece otro dia con escasez de color, esto frena mucho mi despertar. Cuando consigo por fin despegarme el antifaz que se adhiere a mi y me ayuda a no ver el gris que me acecha, Marcos todavia sigue en casa preparando la maleta, mañana se va de vacaciones. He decidido que la programación infantil me acompañe durante la mañana para ir practicando de manera sencilla, creo que sera mas fácil de entender. Sigue siendo complicado pero. Me absorben unos muñecos que me recuerdan mucho a Bob en manetes, no dire que son una cópia porque no sabría situarlos cronológicamente. Seguidos a estos, una pequeña princesa con un estilo muy similar a la Roser Capdevila en Les tres bessones, esta muy presente, una ilustradora de la meva terra. Su compañía en los ejercicios es tan grata, que logran seguir conmigo hasta el desayuno. Después el cyber espacio me abduce hasta que me queda el tiempo justo para comprar desayuno que hoy me he acabado, ducharme y comer algo antes de salir escopeteado.

Hoy se nota que Erik, el dueño del estudio, empezaba a trabajar en serio, aunque lleva viniendo toda la semana para habituarse a este después de las vacaciones, cosa del jet lag. Se nota porque no tengo que esperar, puedo subir a toda velocidad para resguardarme de la fresca, que cada día és más intensa, acercándose alarmantemente al frío. Mi primer customer es el antebrazo que os contaba ayer, tiro lineas y dejo el resto para otra sesión.


El segundo es GAME OVER en los dedos de una alemana con la que tendría todos los números para perder si discutiera con ella y acabáramos llegando a las manos.


Y por último, el más ridículo y que más dilemas trae. Y es que la inseguridad de un@ puede hacer que mi trabajo que tanto me gusta, tenga momentos tediosos. Suerte que Erik se da cuenta y me tranquilza con una mirada cómplice.


Cuando salgo del estudio, el frio me espabila de golpe del bofetón que me pega. Una niebla cae y desenfoca las calles y todo lo que las llena. No dudo en acelerar el paso para resguardarme en casa. Una vez en esta, me encaro a mi pantalla, a mi ventana retro iluminada para dirigirme a vosotr@s desde el sofa que me hace de cama, tapado con una manta, y es que la baja temperatura de la calle parece que me ha seguido hasta aqui.

El respeto, es una consideración que se gana con el tiempo, demostrando el día a día que te lo mereces. És difícil que te lo otorguen, pero más aún si no te ceden la oportunidad. Y agradezco que gente con la que comparto el gusto por un modo de vida, me ofrezcan su confianza para que me ganes su respeto.

Desde este preciado rincón, me despido de vosotr@s, hasta el próximo post.

miércoles, 24 de octubre de 2012

24/10/12

Amanece de nuevo con eso color gris que tanto me deprime, se podría denominar acolor, ya que parece que el los colores esten ausentes, con esa tonalidad tan neutral. No puedo evitarlo pero noto su pesadez en mi espalda, me oprime, incluso llego a percibir exceso de dióxido de carbono y falta de oxigeno. Se que es sólo mi imaginación, que sule jugarme estas malas pasadas un tanto descabelladas.

La mañana intento llenarla para abstraerme de este sentimiento con los ejercicios estimulantes, el desayuno, la ducha y una sesión de Sons para practicar el inglés. Ayer finalmente me vi el capitulo de walking dead correspondiente.

En el estudio, es el segundo día, después del retraso del primero, que llego aventajado y me toca esperar en la puerta respirando el aire matutino que hace a la vez expectorante y estimulante. A la media hora tengo mi primer customer, una típica alemana que bien podría haber salido de las filas de las joy division, sin tono ofensivo. Le tatuo el nombre de su abuela en el idioma... vaya, no recuerdo de que lugar procedia, sólo que era un lugar exótico por oriente, creo que en el continente asiático. Me ha parecido entender que solía veranear y se había prendido del lugar. Me ha conmovido.



El siguiente también ha sido un homenaje, en este caso a la Mama. Como no, este me ha enternecido, lo he elaborado con todo el cariño que me ha inspirado al pensar en la mia. Un beso madre.



El tercero a sido una frase en latín que todavía no he logrado traducir, si algun@ la sabe o se anima a aventurase lo agradeceré. Vitam mean vivo via mea procedo qualis sum, talis bona sum. Creo que es algo como vivir la vida a tu manera, o una reafirmación ante las decisiones que tomas en esta. Venga va, a ver si hay algún/a erudit@ de latín.



El cuarto y último, o es creia, ha sido un simbolo Om, dandole un acabado como si se hubiera ejecutado con un pincel de bambú.



Cuando he acabado este, me he centrado en preparar el diseño del tatuaje de mañana, un antebrazo con muchos elementos. Un proyecto estimulante. Y justo antes de plegar, Sarah, la aprendiz se ha iluminado y me ha pedido con una inocencia ensayada que le tatuara los dedos con luck, ¿como iba a negarme ante semejante petición? he accedido de buena gana.



Ya en casa, pasa una hora antes de que los inquilinos auténticos y que e acogen, Marc y Marcos, han aparecido por el umbral de la puerta manteniendo una conversación animada, seguro que vienen todo el camino así. Lo primero es relatarnos por encima como ha ido el dia, después de este cortes ejercicio, nos hemos sumergido cada uno en su ventana particular iluminando nuestras caras. Así pasan las horas, acompañados por el televisor donde primero, transmiten la champions, a la media parte las noticias informan, a quien los entiendan, por supuesto. Me lo tomo como un ejercicio para estimular al cerebro, acostumbrarlo ha este código incomprensible, pero que con el tiempo, empiezo a descifrar, lentamente distingo alguna palabra en medio de la cantinela sin ton ni son. Por fin descifro los saludos y las despedidas más comunes, números y algunas palabras que cazo que por más que sume no me dan un resultado coherente. Sigue la segunda parte con un final el Madrid abatido por el B. Dortmund.

Finalmente cad uno se encierra con los suyos desde el cyber espacio, Marcos cena, Marc encerrado en su habitación confecciona un conferencia y yo me bebo una weissbier mientras os relato con estas cuatro lineas mi dia. Justo cuatro lineas para finalizar y despedirme de vosotr@s, hasta el proximo post.


martes, 23 de octubre de 2012

23/10/12

Amanece gris, demasiado tiempo me ha acompañado nuestro astro, supongo que necesita cobijarse tras las nubes una temporada. Acepto y le cedo este break a regañadientes, tal es mi rabieta, que me salto los ejercicios, sólo me perjudico a mi. El acostarme tarde ayer tampoco ayuda para con mi buen humor matutino, me esfuerzo para disimular mi hastío al coincidir con Marcos en la cocina. El pobre no tiene culpa del mal despertar que gasto, además me recibe con una sonrisa y su buen humor que le caracteriza.

Para compensar mi falta de ejercicio físico, decido ejercitar la mente estudiando aleman con el curso intensivo que me regalaron Pau, Roger y Clave. Muchas gracias. Tengo problemas técnicos, y es que la tecnologia nunca ha sido mi fuerte. Entre informáticos, la cosa más sencilla se puede volver una labor algo turbia. Resuelto el rompecabezas me enfrasco en un viaje ficticio a Alemania, empezando por el avion y finalizando en un café por falta de tiempo. Y es que este no se detiene y arrasa hasta casi mi hora de ir a trabajar.

Hoy vuelve ha ser productivo. Tatuo el sustantivo Buddy con dos kanjis a una fraülein que parece que ha hecho novillos de alguna clase en la universidad. Un Carpe noctem a un junge que parece compañero de clase de la customer anterior, este da la sensación que ha calculado el tiempo justo para tatuarse a la hora del almuerzo y no saltarse ninguna lección. No para de sudar, temo ahogarme en su exceso de transpiración. Nota mi preocupación, pues no para de usar servilletas con las que poder enjuagarse. Consigue no deshacerse dejándome la papelera rebosante y la silla impregnada de su exudación. El tercero y último es el que más me motiva. Empiezo un pecho con una banda siguiendo a la clavícula que anuncia un original carpe diem con dos cruces, una en cada ombro. La verdad es que mucha pinta de vivir la vida al "limite", no tiene, puedo equivocarme, no seria la primera vez. Pero dos cruces elogiando al cristianismo ya que quiere convertir en rosarios más adelante, no me parecen muy idóneas.Puede que la responsable sea mi educación laica. Pero ¿quien soy yo para juzgar la ilusión de este? Hago todo lo posible con el diseño para que luzca. Mi consejo es tomárnoslo con calma, tirar lineas hoy y dejar el relleno para la siguiente sesión. Se envalentona desafiándome con el tiempo del que dispongo para poder elaborarlo. Le tiro las lineas del pecho derecho y se desinfla, prefiere tomárselo con calma.





Acabada la jornada, siento que estoy más cerca de conseguir un apartamento. Carol, la fraülein que sustituye a Sarah en su dia festivo, tiene unos amigos que dejan el piso donde viven. Mi falta de domínio con los idiomas hace que no las tenga todas, aunque entiendo a la perfección que hoy no se resolvera. En cuanto llego a casa sigo con la búsqueda por el ciberespacio. De todas maneras, con mi situación es más difícil de esta manera. Llega Garci y se pone a estudiar hasta que recuerda que hay Barça, se abstrae del resto y se centra con el balón siempre que la conexión se lo permite, mientras no, maldice y resopla con desesperación. Desiste, se pone la radio y vicia al Fifa. Se retira a su habitación justo cuando el Barça marca el gol de la victoria en el último minuto.

Hoy dudo que se alargue mucho más, puede que siga practicando inglés con algún capítulo más de la serie que he empezado, Hell on wheels.

Si los posts son mas escuetos y menos elaborados, alegraos, es por falta de tiempo. Desde Darmstadt con amor, hasta el proximo post.


lunes, 22 de octubre de 2012

22/10/11

Amanece y no me percato de que el sol baña Darmstadt hasta que la alarma del handy me abstrae del dulce sueño. Maldigo porque a mi parecer aún es de noche, y es que, el antifaz que uso cumple muy bien su función. Aqui, parece poco común el tener persianas, supongo que la gente se levanta con los primeros rayos del sol.

No tengo mucho tiempo, hoy es mi primer dia en mi nuevo trabajo, el Iron Monkey Tattoo, y tengo que reorganizar las maletas, donde comparten espacio la ropa, algunos libros y objetos, que me ha sido imposible deshacerme de ellos y el material que utilizo para trabajar. Así que decido dejar los ejercicios para otro día. Decidido a desayunar, me percato de que no tengo desayuno, no me queda otra que bajar a comprar. Me calzo el chandal y me lanzo escaleras abajo, con la inercia de estas salgo corriendo y le doy una vuelta a un par de manzanas antes de entrar en el supermercado. Hago una pequeña compra y subo de nuevo al apartamento donde estoy cobijado. Sintiéndome despejado y enérgico enlazo el ascenso con los ejercicios, desayuno, me ducho y ahora si, reorganizo la maleta triando el equipo que necesito. Todo esto me a llevado directo a quince minutos antes de la obertura del estudio, llego tarde el primer día, mierda.

Cargado con dos cajas y la Txona-mochila salvo la distancia que me separa del estudio en apenas unos minutos. Llego y mi primer cliente tiene que esperar media hora a que pueda distribuir mi lugar de operaciones. Sólo tengo un rato de descanso al medio dia, hasta que aparece una espontánea para tatuarse dos números que realizo a freehand. Tengo cuarenta minutos antes de mi próximo apointment. Un brazo entero de bio-mecánico, este también lo realizo a freehand, y es que voy lanzado. Logicamente hoy nada más le haré una sesión de dos horas y media, justo para finalizar mi jornada. No esta nada mal como primer día ¿no?











Regreso hacia casa mas feliz que una perdiz. En ella esta Garci regado por una luz de color verde que acaba de instalar en su habitación, es orrenda, pero lo mejor de todo, me dice, es esto, mientras rueda una un mando que ha pegado a la pared, la luz cambia a azul, rojo... Esta contentísimo con su nueva y ya instalada adquisición. Lo induzco para ir a compra algún menester. A la vuelta me ayuda con la búsqueda de apartamento, muchas gracias Marc. Finalmente la fuerza que ejerce la consola sobre él es muy alta y acaba abducido por esta, momento que aprovecho para escribir estas lineas que os canalizo.

Y por hoy finiquito esta cuatro lineas, me despido de vosotr@s, hasta el proximo post.
21/10/12

Amanece y me resisto a acompañar al al sol que vuelve a deslumbrar. Ayer me acoste tarde y hoy sera un dia duro como para no aprovechar unas horas más en la cama. El sueño a cesado y solo mi tozudez persiste. Finalmente me levanto y finalizo con los preparativos de mi viaje. Me mudo, abandono este cubículo, que he hecho mio por dos semanas. Espero la llegada de Giovani, para que me transporte a la estación. Cambios de última hora hacen que mi transportador sea Sergio, de todas maneras Giova viene a despedirse, Arturo con las sabanas pegadas aparece en el umbral a última hora también para despedirse. Gracias po todo amigos, espero veros pronto.

En la estación la gena va y viene, de anden en anden, salen o entran al tren, todos se mezclan con armonia. Los megáfonos escupen vocablos que aunque entendiera el idioma no comprendería. Valgame mi prudencia, se me ocurre preguntar y ahi empieza mi calvario. Mi tren ha sido anulado, no llegara. A cambio hay otro en otro anden que me llevara a Frankfurt donde podre hacer trasbordo para llegar a Darmstad, mi destino final, espero. Me ilumino y pregunto que tren tendre que coger en Frankfurt, y me avisan que mejor pregunte allí, que mi nuevo tren sale en un minuto. Agradezco el aviso y vuelo hacia este, nunca mas bien dicho, acabo aterrizando en el suelo dando una vuelta de campana, y es que las prisas nunca fueron buenas. Las prisas, la muchedumbre y el exceso de equipaje hacen que al intentar evitar a un ciego que trastea con su palo el espacio, pasando entre este y un hombre corpulento por encima de un suelo poco uniforme, las maletas que van por delante mio se atascan, vuelcan y yo las sigo con todo mi ímpetu, paso por encima y la inercia que lleva la mochila a mi espalda acaba por derribarme ante la atenta mirada de los espectadores incrédulos a mi alrededor. El hombre corpulento solo sabe que mirarme con cara de Urkel, ¿he sido yo? en vez de ayudarme a levantarme, Tengo que tener una pinta de lo mas cómica, ahora pienso en una cucaracha boca arriba con dificultades para darse la vuelta. Consigo llegar al tren con el orgullo dolido. Veo más desafortunados corriendo porque no llegan a su nuevo transporte. Después de oir mas graznidos por los altavoces veo que estos vuelven a bajar del tren rebosante de humanidad. No entiendo que pasa, decido volver a preguntar y me comunican que no podemos coger este tren pues va sobrecargado. Pregunto a otro revisor, revisora en este caso y más modernizada, desde su mobil me da dos posibles soluciones para llegar a mi destino. La primera es esperar cuarenta minutos a un tren para hacer tres trasbordos antes de llegar a Darsmtadt, y aunque creo que seria una gran aventura, decido escoger la siguiente opción. Esperar dos horas en el anden de antes para tomar el siguiente tren directo a Darmstadt.

Dejando que pase el tiempo se me vuelve a ocurrir que nunca esta de más preguntar de nuevo, hombre precavido vale por dos. Y en efecto, ya no me sorprende, han vuelto a cambiar de anden, esto de la puntualidad alemana es cierto, pero lo del orden, empiezo a dudarlo. No para de venir a mi cabeza esos vagones arcaicos he impuntuales que encuentro en mi tierra. Gracias ha dios no soy el único que esta sufriendo estas adversidades y empezamos a reconocernos, mucha casualidad el haber estado en tres andenes distintos. Me acerco a una muchacha y esta se presta amablemente a ayudarme, mi dificultad con el idioma hace que saque mi mejor sonrisa.

Ya en el tren correcto y las maletas estrategicamente colocadas solo necesito encontrar un sitio donde sentarme, y no es tarea fácil, como ya he comentado antes tanta organización hace que me desoriente. Encuentro un sitio, bueno, lo que queda de el. La gorda de mi lado ocupa sillon y cuarto, esta no para de comer amenazando el poco espacio que me deja. No puedo bajar el apoyabrazos para definir mi espacio vital. De todas maneras le he pedido con suma educación y con mi inglés del barrio, si podia avisarme al llegar a mi parada, pues después de las turbulencias recibidas en la estación, temo perderme y no llegar. Ella ha aceptado con suma cordialidad, entonces ¿porque iba a quejarme?

En seguida aprovecho que al otro lado del estrecho pasillo desalojan dos asientos, me mudo a un asiento con vistas. Le dejo espacio a la, ahora, vecina de enfrente, Np se seta y desparrama su envergadura, por fin recupera el asiento colindante que yo ocupava y suspira aliviada.

El sol baña los campos verdes rodeados de bosques que cambian de color como los camaleones, transformándose según el entorno, en este caso el frio otoño. Estos paisajes intermitentes están divididos por túneles que mis oídos marcan a su paso, no soy un entendido, pero creo que la presión atmosferica tiene algo que ver. También los arboles colindantes a las vias deformados por la velocidad del convoy intervienen en el ir y venir de los rayos solares mientras escribo estas lineas. Inesperadamente aparecen edificaciones, industrias que normalmente son el preludio de una basta extensión de obras que hacen de inmuebles como si de un hormiguero se tratara, la civilización. Casas que también salpicaban esa naturaleza tan ordenada por un orden aleman.

Las estaciones se alejan del mismo modo en que se acercan, a una velocidad variable. El tiempo pasa como el ferrocarril ante el paisaje estático y mutable a la vez. En breve se me hace el momento de apearme del vagón a no ser que quiera alargar más este trayecto. No es el caso. Aún he de ir a buscar las llaves de casa de Marc y Kitos, mis anfitriones durante ¿una semana? a ver si hay suerte y encuentro apartamento en breve.

Llego cansado, me duele el alma tanto como los músculos, el transportar una mochila de cincuenta litros apunto de explotar, y dos maletas por un suelo con una superficie irregular durante treinta minutos   es agotador, subirlas a pulso tres pisos, demoledor. Una ducha y la comida-merienda-cena espero que me rehagan. Pues decido ir a buscar a mis hospedadores a la estación de nuevo. Esta vez la carga la dejo en casa, y el poder recibir a unos amigos llena de vitalidad.








Desde el sofa me despido de vosotr@s, hasta el proximo post.


domingo, 21 de octubre de 2012

20/10/12

Amanece, amanece soleado y el buen tiempo parece decidido a acompañarme en mis últimos diasen Waiblingen. Hoy sábado, no tengo tanto tiempo entre la hora en la que me levanto y la hora de empezar a trabajar. No hay ejercicios, no hay footing, hoy, aunque se levante uno con el sol iluminándole la cara, el corazón esta un tanto nublado por ser el último dia en Waiblingen.

Waiblingen es una ciudad a 15 KM de Stuttgart, es la capital y la ciudad mas grande del distrito de Rems-Murr. El casco antiguo es típico alemán, las casas suelen ser de dos a tres plantas con esas históricas vigas de madera decorando las fachadas a modo de esqueleto. Esta rodeada por mucha vegetación, el rio Rems y por el parque Talue. Tubo mucha suerte en la II Guerra Mundial y por eso conserva muy bien su arquitectura típica germana.

Parece que el trabajo aumenta justo a mi partida, hoy no ha parado de sonar el zumbido de las máquinas. Los tres hemos estado trabajando sin distracciones. Esto era lo que pense cuando llegue, ya que en el mes de Júlio fue así. A estas alturas del año, parece ser que el Oktober fest, reduce considerablemente la actividad, ¿sera porque la clientela sale a celebrarlo invirtiendo su capital en olvidar lo que ha sucedido esa noche? nada más lícito en una festividad que facilita de todas las maneras imaginables a hacerlo.

Al acabar la jornada he querido aprovechar para pasear por su casco antiguo y fotografiarlo, así os puedo mostrar algunos encantos de este. Porque si hay algo que tiene Waiblingen, son unos paseos que te transportan a un mar de sensaciones. Los aromas que desprende, todos acariciados por la humedad que ofrece el Rems, la arquitectura germana tan bien conservada, las formas geométricas que crean las vigas de madera en las fachadas, las fachadas que se curvan, como si no hubieran usado nivel alguno o que con el tiempo y por la humedad hubieran variado de forma adaptándose al clima, como si de un ser vivo se tratara y que se adapta a su entorno. En estos paseos, es seguro encontrar muchos rincones extremadamente mágicos y llenos de grandes histórias fascinantes, que a falta de que alguien me las explique, solo me queda imaginármelas. La muralla, la cantidad de puentes que cruzan el Rems, el parque...














Hos diria como siempre que desde mi cubículo me despido, pero llego tarde a escribir el bloc y lo escribo desde otro lugar, así que hasta el proximo post.